Etiquetas

, ,

Hay cosas en el fondo, que nunca llegarás a decir ni confesar, porque tienes miedo, y es que en realidad todos somos un poco cobardes cuando se trata de decir algo que nos importa demasiado. Las cosas que importan demasiado siempre se dicen con una mirada, un gesto, una sonrisa; porque nadie puede encontrar las palabras adecuadas. No vale la pena forzar las cosas, todo ocurre cuando menos te lo esperas, como si fuera magia. Las cosas no tienen valor por sí solas, serán importantes en la medida que tú les des importancia, por eso hay palabras que te provocan cosquillas en el estómago. Para bien o para mal te das cuenta de que nada depende de ti, y eso hace que la vida sea preciosa.

Anuncios