Etiquetas

, , , , , ,

Verdades como puños que acechan tras cualquier espejo o ventana. Impasibles ven el mundo sencillo y llano como jamás podremos si quiera imaginarlo nosotros. No observan nuestros ojos más que desatino, y pocos restos quedan de aquello a lo que una vez bautizaron con el nombre de franqueza. El mundo paralizado y nuestros pies vestidos destinados a funcionar pero permanecen inmóviles. Nuestra mente proyecta cantidad inmensurable de imágenes, sobre todo, de las que agotan, las que causan mayor dolor e incluso tristeza. Tienden a aflorar sentimientos que todo el mundo teme susurrar, palabra que jamás debió ser escrita ni definida, qué identificación puede habitar en el caos. Frustración.

Tormenta de ideas que no paran de crearse en mi mente y aletean dando tumbos por terminaciones nerviosas, inquietas manos las mías que escriben sin ser avisadas. Sin control. Veneno que no mata si no engancha. No hay mayor vicio que el de vivir. Así, con profesión adquirida sin título alguno, yo me declaro vividora incondicional pero sólo de mi vida, y es que en cualquier competencia la generosidad es un don de pocos. Tampoco hay que confundir ambición con honor o dignidad, no por ser ambiciosos y ya no querer si no necesitar realizarnos hasta el límite, como necesita nuestra psique al corazón y viceversa, como necesita nuestro organismo al agua… No por tener sed de ser y llegar, somos de mala condición puesto que la dignidad y el honor no se venden ni se compran, nacen como nace el hambre que sólo  calma cuando finalmente se ingiere.

No temas al miedo. No lo consideres enemigo, no lo maltrates ni lo reprimas. Tampoco sientas apego ni te encapriches de él. No lo corones como dueño ni lo enaltezcas como Dios, no lo adores. Ni por asomo lo evites, no huyas, no corras, no dejes que te asfixie ni que te desquicie. Todo lo contrario; deja que entre en tu vida y que forme parte de ti, trátalo con el respeto que se merece un amigo, con el desprecio que se merece una traición… Mírale directamente a los ojos como miras a un igual, deja que campe a sus anchas alrededor de tus pensamientos sin ponerle trabas ni barreras… El miedo nace, vive, muere y renace. No intentes corromperlo porque sólo te estarás corrompiendo a ti mismo. El miedo no te busca, simplemente te encuentra y en ocasiones es el único que puede salvarte la vida.

5bd3e75246e129c1be947ee63a49503d

Anuncios